03
Jun
Novedades introducidas por el Real Decreto-ley 19/2012, de 25 de mayo, de medidas urgentes de liberalización del comercio y de determinados servicios

El pasado 26 de mayo se publicó en el BOE el Real Decreto-ley 19/2012, de 25 de mayo, de medidas urgentes de liberalización del comercio y de determinados servicios, que entró en vigor al día siguiente a su publicación, es decir, el 27 de mayo. Esta norma introduce dos medidas “urgentes” para la liberalización del comercio y de determinados servicios.

En su Título I se regula la eliminación de la autorización administrativa previa para la apertura de determinados negocios del sector minorista, así como su sustitución por la declaración responsable o comunicación previa, con el objeto de “impulsar y dinamizar la actividad comercial minorista y de determinados servicios”.

El Título II está dedicado al “apoyo a la exportación de material de defensa por el Ministerio de Defensa”, regulando la intervención del Ministerio de Defensa en los contratos celebrados con Gobiernos extranjeros para la exportación de material armamentístico. En el marco de estos contratos, el Ministerio de Defensa representará al Gobierno extranjero para contratar con las correspondientes empresas del sector, al objeto de cumplir con la entrega del material de defensa. El Gobierno español, por tanto, pasará a ser un intermediario directo en estas operaciones, favoreciendo y protegiendo los intereses de la industria armamentística.

Eliminación de la autorización administrativa previa

Según la exposición de motivos del Real Decreto-ley, la primera medida responde a la necesidad de “impulsar la actividad en beneficio del crecimiento económico y del empleo, en línea acorde con los objetivos de reducción de las cargas administrativas y la mejora del entorno empresarial, en especial para las PYMES”, dado que “según datos de la OCDE, España es el segundo país de Europa donde más trámites es necesario realizar para crear una empresa”.

La eliminación de autorización previa para el inicio de la actividad se aplica a actividades comerciales minoristas y prestación de determinados servicios previstos en el anexo de la norma, en cualquier parte del territorio nacional y con una superficie útil inferior a 300 metros cuadrados

Se elimina la necesidad de autorización administrativa previa:

  • para el inicio y desarrollo de estas actividades, 
  • para el cambio de titularidad de las mismas (para el que será suficiente con la comunicación previa)
  • y para la realización de obras de acondicionamiento de locales cuando no requieran de la redacción de un proyecto de obra según la Ley de Ordenación de la Edificación. Ello no se aplica, sin embargo, a las obras de edificación que fuesen precisas conforme al ordenamiento vigente.

Declaración responsable o comunicación previa

La autorización administrativa previa se sustituye por la declaración responsable o comunicación previa, debiendo el declarante estar en posesión del justificante del pago del tributo correspondiente. La declaración responsable deberá contener además una manifestación explícita de que el declarante cumple todos los requisitos administrativos exigidos por la normativa aplicable, previéndose un mecanismo de control a posteriori que será regulado y ejercitado por parte de las entidades locales, manteniéndose las potestades de comprobación, inspección y sanción de las administraciones públicas.

Por consiguiente, no se libera realmente al comerciante minorista de cumplir con los complejos requisitos administrativos exigidos en España para crear una empresa, simplemente se elimina el tiempo de espera por la autorización administrativa, pudiendo iniciar la actividad desde la declaración responsable.

Cabe decir también que en muchos municipios ya se estaba aplicando esta misma medida, como consecuencia de las modificaciones de la Ley de Bases del Régimen Local, que llevaron a cabo las Leyes 25/2009, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio; y 2/2011, de Economía Sostenible. 

Pero no hay duda de que la extensión de esta medida a todo el ámbito nacional conlleva ventajas innegables para los que desean abrir un local en estos tiempos. Además, respecto de las solicitudes ya iniciadas, la disposición transitoria única del Real Decreto-ley prevé la posibilidad de que el interesado opte por la nueva normativa desistiendo de su solicitud antes de la resolución.

En conclusión, esta medida facilitará la vida de muchos comerciantes minoristas, PYMES y autónomos, simplificando los trámites administrativos para proceder al inicio de su actividad. No así la segunda medida que incorpora el Real Decreto-ley en su Título II, consistente en el “apoyo a la exportación de material de defensa por el Ministerio de Defensa”, que proporcionará beneficios de millones de euros a las empresas de la industria armamentística.